MES DE JULIO.

EL MUNDO FUNERARIO DE LOS ÍBEROS: URNA.

Urna funeraria Íbera

En esta ocasión, la Pieza del Mes hace un recorrido por el mundo funerario de los íberos para terminar hablando de la pieza que custodia el museo en relación con dicho ámbito: una urna funeraria.

Los íberos fueron los pueblos prerromanos de la Península Ibérica, ubicados principalmente en el levante y sur peninsular. Su ritual funerario era de incineración, quemando los restos del difundo en una pira, cuyas cenizas vertían luego en urnas que enterraban.

Los enterramientos podían ser de tres tipos: hoyos excavados en la tierra, pilares-estela y monumentos.

En cuanto a las urnas, eran vasijas de distinto  tipo que podían estar o no decoradas. En el caso del Museo, en exposición contamos con una urna completa que no presenta ningún tipo decorativo ni conserva la tapadera; una de las pocas piezas que no pertenece al ámbito de Los Pedroches, sino de “Las Atalayuelas”, Jaén.

MES DE JUNIO.

AJUAR DEL MINGUILLO IV.

Ajuar Minguillo IV

El ajuar del Minguillo IV es una de las colecciones del Museo que más destacan, ya que se trata de un ajuar completo de uno de los enterramientos funerarios mejor conservado de la zona de los Pedroches, el Minguillo IV.

Se trata de un enterramiento tipo tholos, con cámara funeraria circular y pasillo de entrada orientado al este. Dentro del mismo se halló el mencionado ajuar, compuesto por elementos de cerámica y de lítica. En cuanto a la primera, se conservan 291 fragmentos, que corresponderían a un número mínimo de 81 piezas. Entre ellos hay bordes almendrados, carenas, campaniformes, etc. De este último tipo solo se encontró un fragmento, que da una cronología mucho más precisa.

En cuanto a la lítica, la piedra pulimentada es escasa frente a la piedra tallada. De adorno personal se encontraron 35 cuentas de pequeño tamaño (2 mm de diámetro y 0,5 mm. de espesor) y 37 perlas mayores. En cuanto a la piedra tallada se hallaron 127 puntas de proyectil, algunas de ellas con muestra de un intenso uso, y 22 láminas.

Como vemos, un ajuar bastante completo e interesante, objeto de una monografía publicada por la Universidad de Córdoba.

MES DE ABRIL.

FRAGMENTO DE TERRA SIGILLATA.

Fragmento de Terra Sigillata

La terra sigillata se ha identificado como la vajilla de lujo romana de época altoimperial (siglos I-III d.C.). Su nombre se debe a una peculiaridad física: el sello o sigillum que lleva impreso en la parte inferior de la pieza, mostrando quién fue el productor de la misma.

Se trata de una cerámica fabricada a molde, con una pasta de color rojo y un engobe que presenta distintos matices que van del rojo claro hasta los anaranjados, siempre conservando un brillo muy característico.

Sus motivos decorativos son muy variados: guirnaldas, festones, arquerías, cruciformes, motivos vegetales, animales, humanos, etc.

En el caso del fragmento que conservamos en el Museo y que tratamos en esta sección, se puede ver parte del deterioro del engobe, y muestra una decoración formada por unas guirnaldas vegetales y unas figuras humanas encuadradas.

MES DE MARZO.

FRAGMENTO DE CERÁMICA VERDE-MANGANESO.

Fragmento de Cerámica Verde – Manganeso

La segunda pieza que tratamos en la sección “La Pieza del Mes” se trata de un fragmento de cerámica con decoración en verde-manganeso.

Este tipo decorativo surgió en la ciudad palatina de Madinat al-Zahra en torno al siglo X, como una cerámica de lujo para mostrar el poder que al-Ándalus alcanzó en ese momento.

La pasta se caracteriza por tener dos tipos de cocción, oxidante y reductora, de ahí que en la parte central del corte la pieza se muestre grisácea y en los extremos más rojiza.

Los platos y demás elementos que se decoraban mediante esta técnica, presentan un fondo de vedrío de color blanco, símbolo de la familia Omeya. En el exterior puede aparecer este mismo color o tener un vedrío melado, caso de la pieza de nuestra exposición.

Por otro lado, los dibujos se hacen en color verde, símbolo del Islam, con unos contornos en color negro. Pueden representar motivos zoomorfos, vegetales y geométricos entre otros; aunque en nuestro caso, no podemos diferenciar con exactitud el motivo.

MES DE FEBRERO

EXVOTO DE DAMA EMBARAZADA

La primera pieza que hemos tratado en la sección “La Pieza del Mes”, es un exvoto de dama embarazada realizado en terracota. Fue hallado por Silverio Gutiérrez Escobar en la Fuente del Sordo, en un contexto que él interpreta de viviendas destinadas a labores mineras y a las que otorga una cronología en torno al siglo I a.C.

Un exvoto es una figura (de cuerpo entero o parcial) que se ofrece a la divinidad para solicitar un favor, hacer una promesa o como agradecimiento; y se ubicaban en templos y otros lugares de culto.

Nuestra figura tiene 5 cm. de altura y luce un vestido largo ceñido a la cintura, destacando los senos y el vientre abultado, rasgos característicos de una mujer embarazada. Tiene además un chal sobre los hombros y en su mano izquierda sostiene algo, que Silverio Gutiérrez interpreta como un órgano masculino, pero que podría tratarse de otro tipo de ofrenda a la deidad.

Está realizada a molde, en una sola cara, mostrando en la parte posterior las huellas dactilares del alfarero que la realizó.

Este exvoto estaría destinado posiblemente a Juno Lucina, divinidad de las esposas y madres, para que le ayudara o con el embarazado o con el momento del parto, que en aquellos tiempos encubría grandes riesgos.

Este tipo de exvotos de mujeres embarazadas existen en otras culturas, como la ibérica. Todos tienen la misma función aunque se representen de distintas formas (vestidas, desnudas, con los brazos en cruz, sosteniendo el vientre…). Y es reflejo de la importancia que ha tenido el papel de esposas y madres para las mujeres a lo largo del tiempo.

Anuncios