Aparece esta singular pieza en el yacimiento hispano visigodo de Majadaiglesia: Virgen de las Cruces (El Guijo); yacimiento este que está declarado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Las circunstancias de su hallazgo son desconocidas,  apareció entre los fondos que formó la colección  ‘Misión Rescate’ de la patrulla de Bastidores del Colegio ‘La Purísima Concepción’ de Villanueva de Córdoba, de la que no se aportó ningún tipo de documentación; está inventariada en este Museo Municipal de Historia con el Nº 116.

Pieza de barro cocido (terracota) de color rojizo, que representa a un hombre muerto; costumbre que el pueblo romano tenía pues cuando un rico moría sus herederos le hacían una mascarilla ‘post mortem’; en este caso de barro, otras veces eran de cera, para que siempre fueran recordadas sus facciones tal como fue en vida.

Esta mascarilla estaba depositada en el hogar de sus herederos y era sacada en procesión al menos tres veces al año: el día de Las Lemurias  que se celebraban en la primera quincena del mes de Febrero, el día de Las Parentalias que se festejaban a mediados de Mayo y el día en que se cumplía el año de su fallecimiento.

Una vez que había ‘paseado’ por las calles más principales de la población, se volvía a la casa donde la mascarilla era depositada en el Lararium de donde se había sacado y todos celebraban un banquete ritual en honor a este personaje.

Máscara Funeraria Romana