La terra sigillata se ha identificado como la vajilla de lujo romana de época altoimperial (siglos I-III d.C.). Su nombre se debe a una peculiaridad física: el sello o sigillum que lleva impreso en la parte inferior de la pieza, mostrando quién fue el productor de la misma.

Se trata de una cerámica fabricada a molde, con una pasta de color rojo y un engobe que presenta distintos matices que van del rojo claro hasta los anaranjados, siempre conservando un brillo muy característico.

Sus motivos decorativos son muy variados: guirnaldas, festones, arquerías, cruciformes, motivos vegetales, animales, humanos, etc.

En el caso del fragmento que conservamos en el Museo y que tratamos en esta sección, se puede ver parte del deterioro del engobe, y muestra una decoración formada por unas guirnaldas vegetales y unas figuras humanas encuadradas.

         Fragmento de Terra Sigillata

 

Anuncios