El ajuar del Minguillo IV es una de las colecciones del Museo que más destacan, ya que se trata de un ajuar completo de uno de los enterramientos funerarios calcolítico mejor conservado de la zona de los Pedroches, el Minguillo IV.

Se trata de un enterramiento tipo tholos de 4 a 4.5 metros de diámetro con cámara funeraria circular y pasillo de entrada orientado al este. Dentro del mismo se halló el mencionado ajuar, compuesto por elementos de cerámica y de lítica, sin haber hallado nada de metal, lo que lleva a pensar en que posiblemente fue tocado con antelación al descubrimiento oficial.

Entre la cerámica, se han encontrado 291 fragmentos que se asocian a 81 piezas, y de todos ellos, solo 4 están decorados, siendo el más destacado el fragmento campaniforme con pasta blanca. Entre sus formas, son variadas aunque se pueden definir pocas, hay carenas, platos de borde engrosado o almendrado, vasos de perfil en S, etc.

Por otro lado, la tipología lítica puede diferenciarse en piedra pulida y piedra tallada. De la primera encontramos dos conjuntos de adorno personal. Uno compuesto por 35 cuentas de collar de 2 mm. de diámetro por 0,5 mm. de grosor, realizadas con materiales blandos en tonos azulados, verdosos y blanquecinos. Y otro compuesto por 37 perlas mayores, realizadas en distintos materiales y donde destaca una pieza en forma de “lágrima” de jadeíta verde.

En canto a la piedra tallada, se hallaron 127 puntas de flecha, de las cuales 82 están realizadas en sílex (seguramente procedente de la subbética); y 22 fragmentos laminares, también realizados en distintos materiales.

El ajuar y el enterramiento componen un conjunto muy interesante que fue objeto de estudio por la Universidad de Córdoba pero del cual se han podido esclarecer pocas incógnitas dado el hallazgo casual del mismo y el no haber existido un estudio metodológico de estratigrafía y construcción.