La posguerra se caracterizó, entre otras cosas, por ser una época de hambrunas, por lo que cada municipio emitía unos ‘Cupones de Racionamiento’ para repartirlos a la población y con eso poder adquirir el producto o intercambiar por el valor que tuviera en sí.

Estos originales pertenecen a los municipios de Lucena (Córdoba) y Socuéllamos (Ciudad Real) y presentan unos exclusivos anversos con diferentes dibujos para no ser copiados, en este caso de capiteles y mariposas, respectivamente.